LA PLUMA ES MI ALMA



LA PLUMA ES MI ALMA
 
Sentado bajo el sol
el sol que calienta e ilumina
el sol que nos da vida
sobre un banco de piedra
de esa misma piedra
de la cual está formado
Santiago de Compostela 
medito sobre cómo
escribo mis poemas.
 
Tienen varias fuentes
la primera y principal
mi corazón,
le sigue una mujer
bella, dulce y buena
que le da fuerzas,
no puede faltar
el recuerdo de mi tierra
de mi Habana maravillosa
de mi gente, de mi pueblo
de mis amigos, de mis
adorados seres queridos,
todo ello adornado
por la naturaleza y
sus milagros
sus aromáticas
y coloridas flores,
por el embrujo
de esta milenaria ciudad
mi Santiago de Compostela,
por la magia de la música
sea salsa o un viejo son
sea un toque de tambor
o un bullicioso reguetón
sea una polka muñeira gallega
o un flamenco andaluz,
finalmente, por mucho,
muchísimo amor
que florece en mi interior
como la primavera. 
 
La pluma es mi alma
no me canso de afirmarlo
también el tallo
de una bella flor
la pluma que desprende
el ala de un ave
en pleno vuelo
hacia los astros.
 
La tinta es mi sangre
que no es azul ni marrón
simplemente roja
como un buen vino tinto
contaminada de
las múltiples sensaciones
que despierta en mi
la epidemia de la
creación inspirada,
impulsada por la   
fuerza de mi cariño
de mi devoción
a la vida y sus
actores.
 
El lienzo donde plasmo
el torrente de ideas
que emergen de mi mente
curtida por la experiencia
de los años de mi existencia
enaltecida por tantas fuentes
tranquila por la quietud
que se adquiere
con la sabiduría y el valor
que le damos a cada pieza
y componente de
nuestra subsistencia
en el tramo final
de nuestro paso
por este mundo,
es mi volátil espíritu
que, hasta más allá
de la muerte
continuará intentando
aliviar las penas
cultivar el amor
bendecir la belleza
en el alma
de quienes
los lean.
 
 
 
Luis M. Rouco de los Reyes
Santiago de Compostela
Escrito el 22 de febrero de 2019